In Analyzing Organized Crime, Environmental crime, Human trafficking

Abajo en español.

Webinar Series 2016/2017: The Private Sector Countering Human Trafficking: New technologies, Innovation and Entrepreneurship Tackling Human Trafficking

Although governments around the world have recognized the significance of human trafficking as an element of organized crime, the private sector has also recently become more aware of this connection. The first webinar series in 2015, co-organized by the Global Initiative Against Transnational Organized Crime and Babson College, addressed the role of the private sector in tackling human trafficking in various industries, stressing the importance of the private sector taking a stronger stand to ensure ethical and fair practices, and do more to contribute its unique knowledge and expertise to help combat trafficking. The second webinar series 2016 concentrated on Responsible Supply Chain Management and Labour Standards, looking at best practices and lessons to ensure end-to-end integrity from human trafficking along the supply chain, including with service providers and procurement partners. It examined international standards and how those can be applied, and probe where gaps in the global policy architecture may exist and how they can be addressed.

In the framework of the Responsible and Ethical Private Sector Coalition against Trafficking (RESPECT), the next webinar series 2016-2017 ‘New technologies, Innovation and Entrepreneurship Tackling Human Trafficking’ will also address the need for innovation and entrepreneurship in the fight against human trafficking. As innovative technologies continue to change our lives, the private sector, as a whole, is becoming an increasingly important actor in terms of trafficking. These new technologies provide not only the tools traffickers need to find victims and conduct their business, but also to catch and build cases against traffickers and empower vulnerable groups to seek support when facing situations entailing different forms of exploitation.

Many of the new technologies used by those involved in the fight against trafficking aim to combine innovative technology with expertise gained on the ground by non-profit organizations, service providers, and law enforcement. Forbes and Devex, which cover important innovations and development, both came out this year with either lists or articles detailing the importance of technology innovations in the fight against human trafficking. Forbes put together a list of “8 Tech Innovations That Could Counter Sex Trafficking,” and Devex published an article on “How technology is taking down human trafficking.”

There is some overlap between these articles regarding important innovations that can be used to combat human trafficking. The first is the amalgamation of information into a single database, which could then be used by law enforcement to track trafficking trends and collect data for specific cases. This would allow for greater cooperation between the various actors in a specific country, a region, or even across the globe, involved in combating trafficking. A single platform could also be created for service providers and NGOs, allowing victims to receive the help they need through cross-organizational cooperation. The second is the use of mobile platforms, such as social media and others, to ensure that at-risk populations can communicate in an emergency, and also to make sure that these groups are not completely cut off from their communities.

Furthermore and of growing importance are enhanced banking technologies, tracking after-hours transactions at potential trafficking sites (such as nail salons), search engines for sites that can only be found on the “dark web” (the site of many illicit activities, including human trafficking), platforms providing internship and job opportunities for trafficking survivors, and developing mobile apps and social media platforms that can spread awareness and prevent trafficking, enhance social services for survivors and reduce the number of survivors who are re-trafficked.

The organization End Slavery Now published a list of mobile apps that provide information or allow people to report suspected cases of trafficking. Two particularly interesting apps are the Slavery Footprint app, which, based on responses to a series of questions, provides you with an estimated number of ‘modern-day-slaves’ that have presumably contributed in some way to your lifestyle; and the Truckers Against Trafficking (TAT) app, which works to combat domestic sex trafficking through educating, equipping, empowering and mobilizing community members – especially those in the trucking and travel industry – by providing access to the US national hotline, to report potential cases of trafficking, and other resources. Both apps are available for Apple and Android phones for free.

Stop the Traffik, an organization based in the UK, created the STOP app, which combines community empowerment, big data management and anti-trafficking expertise to disrupt, combat and prevent trafficking. The app empowers everyone to collect information, which is gathered and analysed by the organization to develop strong initiatives to prevent trafficking and protect vulnerable groups.

Clearly, members of the private sector realize the contributions it can make to the fight against trafficking, and some of the biggest multinational companies, like Google and Microsoft, are taking serious steps to join this effort. However, entrepreneurs like small businesses and start-ups are just as important in the fight against trafficking. Ulula, for example, is an innovative start-up that helps to detect labour trafficking, and provides vulnerable groups and workers in remote areas with technology used to seek support or make complaints. This year, Ulula began a project in remote Peruvian mining towns, which are inaccessible to law enforcement and some civil society organizations. Through the use of mobile technology, such as SMS and USSD, Ulula is working to provide safe and reliable communication mechanisms for victims, so those advocating on their behalf can gain a more accurate and up-to-date picture of the situation, and respond quickly, adequately and appropriately.

Existing small companies can take steps to ensure that their supply chains are free of forced labour, can join anti-trafficking networks, and can help spread the word in their communities. Trafficking survivors can also receive training that will allow them to start their own businesses, providing them with the economic stability that goes a long way to ensuring that they are no longer vulnerable to trafficking.

The private sector will play an ever-increasing role in the fight against trafficking, as more and more people become aware of the impact of trafficking on their lives, and their indirect involvement. The webinars that are part of this series will look at how both large and small companies can aid in the fight against trafficking, specifically through the use of new technologies, innovation and entrepreneurship. This series will explain how these facets of business and entrepreneurship relate to the five P’s (Policy, Prevention, Protection, Prosecution, Partnerships) and the three R’s (Redress, Rehabilitation and Reintegration of victims), and provide possible methods for how the private sector can increase the capacity and resilience of vulnerable groups and communities.


The new webinar series can be found here. All registration links are available now.

This blog post has been written by Kathryn (Katie) Kosanovich, alumni of the Graduate Institute Geneva.


Innovaciones en el sector privado contra la trata de personas

Serie de seminarios online 2016/2017: El Sector Privado Contra la Trata de Personas: Nuevas Tecnologías, Innovación y Emprendedorismo Contra la Trata de Personas

A pesar de que los gobiernos de todo el mundo han reconocido el peso de la trata de personas como elemento de la delincuencia organizada, el sector privado también se ha hecho eco recientemente de esta conexión. La primera serie de seminarios online en 2015, organizada entre la Iniciativa Global contra la Delincuencia Transnacional Organizada y el Babson College, abordó el rol del sector privado en torno a la explotación de personas en varias industrias, poniendo de manifiesto la importancia de que el sector privado tome una posición más fuerte que garantice prácticas éticas y justas, y de que ponga mayores esfuerzos a fin de contribuir con su conocimiento y experiencia en miras a combatir la trata. La segunda serie de seminarios online 2016 hizo foco sobre la Gestión Responsable de la Cadena de Suministro y los Estándares de Trabajo y analizó las mejores prácticas y lecciones para asegurar la integridad total en la cadena de suministro, incluyendo a proveedores de servicio y agencias de abastecimiento. Se analizaron estándares internacionales y cómo pueden aplicarse, y si existen vacíos en las políticas globales y cómo pueden abordarse.

En el marco de la Coalición Etica y Responsable del Sector Privado contra la Trata (RESPECT, por sus siglas en inglés), en la próxima serie de seminarios online 2016-2017 “Nuevas Tecnologías, Innovación y Emprendedorismo Contra la Trata de Personas” también se tratará la necesidad de innovación y emprendedorismo en la lucha contra este tipo de delito. A medida que las innovaciones tecnológicas continúan cambiando nuestras formas de vida, el sector privado toma cada vez más relevancia enes terreno. Estas nuevas tecnologías ofrecen no sólo las herramientas que los delincuentes necesitan para encontrar a sus víctimas y llevar adelante sus operaciones, sino también para dar con los delincuentes y permitir que los grupos vulnerables puedan buscar ayuda cuando se encuentran en situaciones que suponen diferentes tipos de explotación.

Muchas de las tecnologías empleadas por aquellos que trabajan contra la trata están orientadas a combinar tecnologías innovadoras con la experiencia que han ganado organizaciones sin ánimo de lucro, proveedores de servicio, y agencias de orden público en este terreno. Tanto Forbes como Devex, que cubren noticias sobres innovaciones y desarrollos importantes, publicaron este año algunos artículos en donde detallan la importancia de las innovaciones tecnológicas en la lucha contra la trata de personas. Forbes produjo una lista de las 8 innovaciones tecnológicas que podrían contraatacar la explotación sexual, y Devex publicó un artículo que relata cómo la tecnología está desmantelando la trata de personas.

Existe una superposición entre estos artículos en cuanto a innovaciones importantes que pueden emplearse para combatir estos delitos. La primera es la fusión de información en una sola base de datos que luego podría ser utilizada por las fuerzas de seguridad para localizar tendencias y recolectar información para casos específicos. Esto permitiría una mayor cooperación entre los varios actores implicados en la lucha contra la trata en un país o región específicos, o incluso a nivel global. También podría crearse una plataforma única para proveedores de servicios y ONGs que permita que las víctimas reciban la ayuda que necesitan mediante una cooperación trans-organizacional. La segunda se refiere al uso de plataformas móviles, como redes sociales y otros, que garanticen que las poblaciones en riesgo puedan comunicarse ante una emergencia, y que no se aísle completamente a estos grupos de sus comunidades.

Por otro lado, toman cada vez más relevancia las tecnologías bancarias para poder localizar transacciones en sitios en los que pueden existir casos de explotación (como salones de belleza), los motores de búsqueda para sitios que sólo pueden encontrarse en la llamada Internet oscura o invisible (albergue de muchas actividades ilícitas, incluida la trata de personas), las plataformas que ofrecen pasantías y oportunidades laborales para los sobrevivientes de la trata, y el desarrollo de aplicaciones móviles y plataformas sociales que puedan concientizar sobre la trata y evitarla, mejorar servicios sociales para sobrevivientes y reducir el número de víctimas que son vueltas a explotar.

La organización End Slavery Now publicó una lista de aplicaciones para móviles que ofrecen información o permiten que la gente denuncie casos sospechados de trata. Dos aplicaciones particularmente interesantes son Slavery Footprint, la cual, basada en las respuestas a una serie de preguntas, brinda un número estimado de “esclavos de la vida moderna” que presuntamente han contribuido en tu vida diaria de una u otra forma; y Truckers Against Trafficking, una aplicación que intenta combatir la explotación sexual doméstica mediante la educación, el equipamiento, el empoderamiento y la movilización de los miembros de las comunidades – especialmente aquellos que trabajan en transporte – brindándoles acceso a líneas gratuitas nacionales en Estados Unidos  para denunciar casos potenciales de trata, y otros recursos. Ambas aplicaciones están disponibles en teléfonos Apple y Android de manera gratuita.

Stop The Traffik, una organización con sede en el Reino Unido, desarrolló una aplicación llamada STOP, la cual combina el empoderamiento de la comunidad, la administración de grandes volúmenes de datos y la experiencia en materia de trata de personas con el objetivo de interrumpir, combatir y prevenir lets forma de delito. La aplicación ofrece la oportunidad de que todos puedan recolectar información, la cual es recabada y analizada por la organización en miras a desarrollar iniciativas contundentes que puedan prevenir la explotación de personas y proteger a los grupos vulnerables.

Es evidente que el sector privado es consciente de la gran contribución que puede hacer en la lucha contra la trata de personas, y algunas de las multinacionales más importantes del mundo, como Google y Microsoft, están dando pasos importantes en esta dirección. No obstante, las pequeñas empresas y los emprendedores tienen el mismo grado de importancia. Ulula, por ejemplo, es una start-up innovadora que ayuda a detectar casos de explotación laboral y ofrece el uso de tecnología a grupos y trabajadores vulnerables en áreas remotas para que busquen apoyo y expongan sus quejas. Este año, Ulula inició un proyecto en poblaciones mineras en Perú inaccesibles para las agencias de orden público y para algunas organizaciones de la sociedad civil. A travez de la tecnología móvil, como SMS y USSD, Ulula está trabajando para brindar mecanismos de comunicación seguros y confiables para las víctimas, y para que sus defensores puedan contar con un panorama más exacto y actualizado de la situación y, en consecuencia, puedan responder con mayor celeridad y efectividad.

Las pequeñas empresas existentes pueden tomar medidas que garanticen que su cadena de suministro esté libre de trabajo forzado; también pueden unirse a redes anti-trata, y pueden ayudar a difundir el tema en sus comunidades. Los sobrevivientes de la explotación también pueden recibir capacitación que los ayude a comenzar sus propios negocios que puedan brindarle estabilidad económica que, a su vez, aseguren que ya no volverán a estar vulnerables a la explotación.

El sector privado jugará un papel aún mayor en la lucha contra la trata a medida que más y más personas tomen conciencia del impacto de la explotación humana en sus vidas y de su participación indirecta. Los seminarios online que forman parte de esta serie arrojarán luz sobre la forma en la que tanto pequeñas como grandes empresas pueden ayudar a combatir la trata de personas, específicamente mediante el uso de nuevas tecnologías, innovación y emprendedorismo. Esta serie intentará explicar cómo estas facetas de negocios y emprendedorismo se relacionan con las políticas, la prevención, la protección, el procesamiento, y la colaboración (llamadas “las 5 Ps” por sus iniciales en inglés) y con la reparación, la rehabilitación y la reintegración de las victims (las “3 Rs”), a la vez que ofrecerá métodos posibles para que el sector privado pueda aumentar la capacidad y resistencia de grupos y comunidades vulnerables.


Puede accederse a la nueva serie de seminarios online desde aquí. Los enlaces para registrarse estan disponibles.

Este artículo fue escrito por Kathryn (Katie) Kosanovich, egresada del Graduate Institute de Ginebra.